Tanto los factores sociales como los biológicos contribuyen a los problemas de salud mental tras el COVID-19