Solo un 5% de los actos violentos en Estados Unidos son atribuibles a enfermedades mentales