Solo en Barcelona existen 190 personas que sufren síndrome de hikikomori