“Soledad viral” y “rechazo social”, los peligros de la falta de sueño