«Soledad viral» y «rechazo social», los peligros de la falta de sueño