Se encuentran signos de envejecimiento acelerado en el cerebro de personas con trastorno por consumo de alcohol