Se descubre que el juego creativo socialmente prescrito mejora el bienestar de padres e hijos