Revelan posibles causas del trastorno de estrés postraumático a través de tejido cerebral