Respirar por la nariz puede ayudarnos a tener mejor memoria