Una encuesta realizada a más de 7.000 personas de Reino Unido con problemas de salud mental muestra que casi dos tercios se sienten aislados (64%), sin valor (61%) y con vergüenza (60%) debido al estigma y la discriminación que se han enfrentado a causa de su enfermedad. Los resultados se publicaron la pasada semana durante la celebración de la jornada Time to talk en la que se incentivó en todo el país que se tuviesen conversaciones abiertas y sinceras acerca de la salud mental con el fin de hacer frente a este estigma. A pesar de los efectos devastadores la encuesta refleja que se ha avanzado en este aspecto y que más de la mitad de los encuestados (57%) aseguran que les es más fácil hablar de los problemas de salud mental que tienen que en años anteriores. El 60% de la gente que había comenzado a explicar lo que le ocurría a todo el mundo también se sentía mejor, afirmando que se sentían aliviados y quitándose un peso de encima.

Estos datos muestras la importancia de esta jornada que insta a toda la población a hablar con sus allegados acerca de la salud mental. Más de un millar de organizaciones de este país participan en la iniciativa además de 500 escuelas secundarias, universidades y colegios, ayuntamientos, departamentos gubernamentales nacionales y organizaciones comunitarias. Además, han realizado un cortometraje que enseña diferentes conversaciones que destruyen muchos mitos alrededor de estas enfermedades y también se repartirán 48.000 bolsas de té en el metro de Londres para animar a la gente a realizar esas conversaciones alrededor de una taza de té.

“Este estudio muestra que el estigma sigue teniendo un gran impacto en cómo las personas se sienten sobre sí mismos y frenan sus vidas. Tenemos que seguir avanzando, mostramos que la salud mental no es algo de lo que avergonzarse y abordar las causas del estigma y la discriminación”, asegura Sue Baker, directora del proyecto. “Necesitamos reemplazar el silencio y el estigma con el que habla, una mayor comprensión y apoyo”, añade. Desde la organización de la jornada se ha fomentado el uso del hashtag #timetotalk para promoverlo. Esta iniciativa está muy en línea con la realizada por la asociación Obertament en Cataluña que tiene como nombre Tú conversación pendiente. El proyecto Time to talk, forma parte de la estrategia del Departamento de Salud de Reino Unido que en 2011 puso en marcha la campaña No health without mental health, cuyo objetivo es mejorar la salud de estas personas y también su calidad de vida a través de seis objetivos compartidos por todo el sector de la salud mental.