Reino Unido se vuelca contra el estigma de las enfermedades mentales