Proponen el uso de un biomarcador que puede resultar clave en el diagnóstico de brotes psicóticos