Pasear por espacios azules como playas o lagos mejora la salud mental