Los wearables y smartphones pueden monitorizar enfermedades como la depresión o la epilepsia