Los traumas infantiles generan envejecimiento acelerado y cambios cerebrales