Los trastornos mentales son la principal causa de la discapacidad laboral en la mayor parte de Europa