La Fundación Salud Mental España para la prevención de los trastornos mentales y el suicidio (FSME) se ha hecho eco de los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), según los cuales, en España, en el año 2015, disminuyeron los suicidios en un 7,9 por ciento con respecto al año anterior, pese a lo cual, “10 personas al día siguen perdiendo la vida por este motivo”.

De acuerdo con los datos presentados por el Observatorio del Suicidio en España de la FSME, estas cifras suponen una disminución de 308 defunciones con respecto a 2014, de las que 259 corresponden a hombres (una disminución del 8,8%) y 49 a mujeres (una reducción del 5%). En total, en 2015 fallecieron por suicidio 3.602 personas; tres de cada cuatro eran varones (2.679) y un 25 por ciento, mujeres (923).

Según recuerda la Fundación, esta sigue siendo la principal causa de muerte no natural en España, produciendo “más del doble de muertes que los accidentes de tráfico, 13 veces más que los homicidios y 67 veces más que la violencia de género”, y también “la primera causa absoluta de muerte entre varones de 15 a 29 años y la segunda, después de los tumores, en mujeres de esas edades”.

Aunque, de acuerdo con las estadísticas publicadas por el Observatorio de la Fundación Salud Mental, el mayor número de suicidios en ambos sexos se produce entre los 40 y los 49 años, el riesgo aumenta con la edad, sobre todo en varones, y llega a multiplicarse por seis respecto a las edades más tempranas. Por comunidades autónomas, el Principado de Asturias y Galicia poseen las mayores tasas de suicidio por cada 100.000 habitantes, mientras que las menores las registran Extremadura y la Comunidad de Madrid, situándose la media estatal en 7,76.