Los problemas cognitivos de la infancia podrían provocar problemas de salud mental de adultos