Los prebióticos pueden mejorar el sueño y aumentar la resistencia al estrés