Los médicos escoceses recetan ‘naturaleza’ a muchos pacientes