Los científicos descubren un posible vínculo cerebral entre el estrés y la alimentación emocional