Los científicos descubren 95 regiones del genoma relacionadas con el trastorno de estrés postraumático