Los avances genéticos que pretenden eliminar la esquizofrenia y otras enfermedades podrían reducir el nacimiento de «genios»