Los asistentes virtuales del futuro serán capaces de detectar emociones y alertar de estados de agitación de los pacientes