Localizan diversas variantes genéticas que aumentan el riesgo de sufrir esquizofrenia