Llorar una vez a la semana libera el estrés, según un investigador japonés