Las redes sociales reflejan cómo la pandemia ha empeorado la salud mental de la población