Las píldoras anticonceptivas podrían afectar las regiones que regulan el miedo en el cerebro de las mujeres