Las personas con trastornos psiquiátricos podrían ser más propensos a padecer diabetes