Las personas con trastorno bipolar tienen un 20% más riesgo de padecer cáncer