Las pérdidas de fragmentos de ADN mitocondrial predicen la enfermedad de Parkinson antes de que aparezcan los síntomas