Las ocupaciones que estimulan cognitivamente pueden proteger contra la demencia en la vejez