Las escuelas tienen un papel pequeño pero importante en la salud mental de los adolescentes