Las enfermedades psiquiátricas se asocian a un aumento de riesgo de consumo de opiáceos a largo plazo