La psicoeducación en los centros de atención primaria reduce a la mitad los síntomas de depresión y ansiedad