La soledad provocada por el confinamiento triplicó los casos de ansiedad y duplicó los de depresión en personas mayores