De vez en cuando en la vida de algunas personas aparecen palabras que pueden ser tremendamente inquietantes, como esquizofrenia o cualquier tipo de enfermedad mental. Lo que cabe decir a estas alturas de la vida es que situaciones que en algún momento podían ser catastróficas ahora pueden ser recuperables.

El objetivo que actualmente se plantea tanto los profesionales como los afectados en un tema de enfermedad mental tiene que ser obligatoriamente la recuperación. La recuperación debe ser una palabra que de forma optimista esté impregnando la vida de las personas con enfermedad mental grave.

¿Por qué? porque ahora mismo y en los últimos años se han desarrollado una serie de alternativas terapéuticas farmacológicas, como psicosocial que hacen que lo que antes era una enfermedad devastadora y que ahora mismo sigue siendo una enfermedad grave, pueda ser una enfermedad que se pueda recuperar, con lo que se anima a los pacientes y a los familiares que puedan tener una persona en riesgo de tener una enfermedad grave o que sospechen que pueda tenerla, a que acudan rápidamente a ponerse en manos de un profesional…