La pérdida del olfato predice el deterioro cognitivo