La inestabilidad en los primeros años de vida puede estar asociada a los trastornos mentales en la edad adulta