La EPO, posible aliada para combatir los síntomas neurocognitivos de la depresión y el trastorno bipolar