La crisis económica ha aumentado el número de enfermedades mentales