La COVID-19 altera el volumen de materia gris en el cerebro