La contaminación podría ser un factor de riesgo más asociado al alzhéimer