La contaminación podría provocar un aumento de los trastornos psiquiátricos