La contaminación incrementa el riesgo de patologías neurológicas, ansiedad o depresión