La conmoción cerebral en los adolescentes se vincula con un mayor riesgo de conductas suicidas