La conexión entre el cerebro y el sistema digestivo es más estrecha de lo que se cree