La ansiedad en niños y adolescentes podría provocar psicosis en adultos jóvenes