La actividad física protegió nuestra salud mental durante el confinamiento