Investigadores europeos buscarán las causas biológicas que provocan el aislamiento social