Identifican una sustancia química que es clave para la inhibición de pensamientos no deseados