Identifican una molécula que puede provocar trastornos neuropsiquiátricos